viernes, 27 de marzo de 2015

SEÑALES EN EL CIELO



Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder?

Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos.

Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente.

Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino;

y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo.

San Lucas 21:7-11

viernes, 20 de marzo de 2015

DEVOCIONAL: LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA


LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, 
aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. Santiago 5:7-9


En esta carta Santiago el hermano del Señor Jesús, nos aconseja que tengamos paciencia hasta la venida del Señor.

Todo lo que sembramos tendrá recompensa en su venida. A veces recibimos prontamente las respuestas a las oraciones y otras  veces no. Nuestra paciencia empieza a acabarse y perdemos la esperanza de recibir algo de parte de él. Es el comienzo de nuestro decaimiento en la fe de las promesas de Dios.

Pero Dios no nos deja ignorantes en cuanto a conocimiento espiritual, sino que nos deja en las cartas bíblicas revelaciones necesarias para alcanzar sus bendiciones.

Tener paciencia y sobre todo afirmar los corazones, pues la venida del Señor se acerca.

Como decíamos, al desesperar, nuestros corazones comienzan a ser de doble ánimo, pierden fuerzas, y se desvían devotamente del único al que hay que poner la pasión en el, que es Dios, el Señor Jesús y su Espíritu Santo.

El mundo, el diablo, los errores, y las pruebas, comienzan a bombardear nuestra mente y por ende nuestro corazón, y este se hace frágil, inestable, inconsistente, variable y vacilante ante los sucesos espirituales que vienen por delante. En este caso la venida del Señor Jesús, en luz resplandeciente, en majestad y gloria, para bendecir a su pueblo con toda su unción y bendición completa.

Al final vemos una consecuencia de la desesperanza que es la queja de unos contra otros, asimismo de la condena. Pero Jesús que es el juez esta a la puerta, a las puertas, de su venida. Por lo que debemos velar, estar atentos, santificarnos y procurar tener paz con todos, de esta manera afirmaremos nuestros corazones delante de él y recibiremos su recompensa.

Si nuestro corazón nos reprende en su ausencia, como estará cuando nos encontremos con el Señor personalmente.

Oración:

Señor Jesús, perdóname por perder la paciencia Señor, y desesperarme ante no ver el resultado de mi oración. Me arrepiento de 
mi pecado. Confío en ti y en tus promesas. Dame fuerzas para tener paciencia y afirmar mi corazón para cuanto tú vengas Señor. Ven pronto Señor, Amén, Si, Ven Señor Jesús y toma tu lugar. Amén.

Acción:

Este atento a las señales de la venida del Señor, dejadas en su palabra, y habladas en las predicaciones.
Mantenga la oración, la lectura bíblica, y la congregación, para tener su luz espiritual encendida para cuando el venga.
Este en paz con todas las personas. Perdone y pida perdón al ofensor. Santifique su vida espiritual. Arrepiéntase de su 
pecado. Obedezca lo que el Señor le pide. Sea como un niño, dependiente, inocente y creyente en su andar espiritual en este mundo.

.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.