sábado, 25 de abril de 2015

LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA


LA BIBLIA, NUEVO TESTAMENTO, SANTIAGO 5:7-20 
LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. 

Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta. 

Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor. 

He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo. 

Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación. 

¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. 

¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. 

Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. 

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. 

Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. 

Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto. 

Hermanos, si alguno de entre vosotros se ha extraviado de la verdad, y alguno le hace volver, 

sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados. 

jueves, 16 de abril de 2015

JESUS VIENE A NOSOTROS


Jesús anda sobre el mar


Al anochecer, descendieron sus discípulos al mar, y entrando en una barca, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Estaba ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos. 
Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba. 
Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo. Mas él les dijo: Yo soy; no temáis. 
Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban. (San Juan 6:16-21)

Enseñanza:

Siempre que Jesús viene de afuera a nosotros, vamos a tener temor, hasta que el nos hable y nos calme.
En la noche de nuestras vidas, puede que Jesús se tarde en llegar.
El viento de la prueba se levanta contra todos los hombres y no solo contra uno.
Jesús vendrá a nosotros, siempre que demos nuestro esfuerzo en trabajo, así como ellos trabajaron remando.
Jesús es superior al mar que lo llevaba. Viene en lo sobrenatural.
Jesús se acerca a la barca, o sea, a la Iglesia.
Jesús pone a prueba a sus discípulos, así como a nosotros.
El temor del hombre es normal. Jesús al principio puede dar temor al pecador, pero él da la palabra y viene la paz.
Si escuchamos la voz de Jesús, le recibimos en nuestra vida y casa con gusto.
Con Jesús llegamos en seguida a todos nuestros proyectos.

por Marcelo Quiroga.


.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.